• Cardenal emérito de Madrid, reconocido gran defensor de la familia y obispo auxiliar, se enfrentan a la Conferencia Episcopal Española, indicándoles que deben de pronunciarse antes del 10N para señalar pautas a los católicos antes de votar
  • Para Blázquez, Rouco Varela es una piedra en su zapato, recientemente se ha señalado al Cardenal emérito de Madrid y ex-presidente de la Conferencia Episcopal Española, como un «enemigo»oficialmente del Papa Francisco.
  • Una de las reformas que el Papa puso en marcha en España fue evitar los pronunciamientos políticos y acabar con las manifestaciones y misas en Colón

 

El 28 de octubre de 2014, hace ahora cinco años y 9 días, Carlos Osoro sustituía al cardenal Rouco Varela como arzobispo de Madrid. Un nombramiento directo del papa Francisco que no gustó nada al llamado por muchos vicepapa español. Rouco no votó por Bergoglio en el cónclave vaticano y, desde entonces, se ha ido configurando como el gran dique de contención a las reformas que el Papa quiere implantar en la difícil Iglesia española.

Con la salida de Rouco Varela se acabaron las misas en Colón y, desde el año pasado, los pronunciamientos ante distintas injusticias sociales, como el aborto, el divorcio… Algo que el cardenal emérito no estaba dispuesto a tolerar. Desde hace meses, y especialmente en las últimas semanas, el cardenal ha vuelto a liderar un movimiento para que la Iglesia española vuelva a entrar en política, y dé criterios de voto a los católicos españoles para este 10N.

De hecho, en el próximo Comité Ejecutivo, que se celebra este jueves en Madrid, el arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz –considerado por muchos el candidato de Rouco a presidir la Conferencia Episcopal en las elecciones que los obispos celebrarán en marzo– tratará de proponer, con el aval de varios prelados (entre ellos, los 15 ‘obispos de hierro’ –Reig Pla, Fidel Herráez, Asenjo, Demetrio Fernández, Martínez Camino o Munilla–) que el Episcopado lance una nota in extremis antes de las elecciones.

OPOSITORES AL PAPA FRANCISCO, RECONOCIDO POR ELLOS, QUIENES SEÑALAN, NO COMPARTEN LO QUE DICE.

Cardenal Rouco Varela y obispo auxiliar de Madrid Juan Antonio Martínez Camino, ambos alineados en el sector más conservador, y que de cara a las elecciones de marzo buscan colocar al arzobispo de Oviedo como nuevo presidente de la Conferencia Episcopal. De este modo, la Iglesia española se convertiría en la más potente de las iglesias occidentales en mostrar (sin decirlo abiertamente, pero sí con la fuerza de los hechos) su oposición al Papa Francisco.

DESTITUYÓ A UN CARDENAL «CLAVE» EN EL VATICANO, SIMPLEMENTE PORQUE NO COMPARTÍA SUS OPINIONES.

Müller, un cardenal conocido por su oposición a las reformas en el seno de la Iglesia católica, fue reemplazado por un jesuita, como también lo es Francisco, que había servido previamente como secretario de la congregación.