La viceconsejera de Asistencia Sanitaria de la Comunidad de Madrid, Ana Dávila, señaló hoy en la comisión de Sanidad del Parlamento regional que el número de embarazos no deseados que terminan cada año en abortos se ha incrementado en nuestra Comunidad en los últimos diez años en más de un 50%, pasando de 8.326 interrupciones voluntarias en 2010, a 18.914 en 2018.

LOS DATOS ESTÁN CAMUFLADOS, SEÑALA EL INSTITUTO DE POLÍTICA FAMILIAR.

“Sin embargo, los datos oficiales actuales del Ministerio de Sanidad son incompletos y están camuflando la realidad del aborto. Hay Comunidades Autónomas, entre ellas la Comunidad de Madrid, que no registran los abortos químicos ni disponen de protocolos de seguimiento, señala Eduardo Hertfelder, presidente del Instituto de Política Familiar”.

Según el organismo, el aborto origina varios problemas entre ellos:

Reducción de la población.  El aborto es una de las causas por las que en la actualidad nacen menos personas de las que mueren haciendo que el crecimiento vegetativo sea negativo de -31.342 (nacimientos menos defunciones). Sin el aborto esta situación revertiría y habría habido un crecimiento de unas 70.000 personas.

Agravamiento del envejecimiento poblacional. Desde que se introdujo el aborto en España (1985) se han acumulado casi 2,3 millones de abortos. Esta reducción en los jóvenes hace que el aumento de mayores descompense e invierta la pirámide poblacional.

El aborto es una de las causas de la inversión de la pirámide poblacional y del envejecimiento poblacional