El líder de Vox concede una entrevista a Redacción Médica donde analiza la crisis sanitaria y los objetivos del partido.

Santiago Abascal, presidente de Vox, concede una entrevista a Redacción Médica en la que analiza la gestión de la crisis del coronavirus Covid-19 en España y aborda propuestas del partido en temas como el aborto o la eutanasia. 

Abascal defiende la convocatoria que impulsó Vox el pasado 23 de mayo -a pesar de estar vigente el estado de alarma por la pandemia-, porque se garantizó «el cumplimiento de todas las recomendaciones de las autoridades sanitarias». El presidente de Vox acusa al Gobierno de «ocultar información» a los españoles y de actuar de forma «negligente».

«Se podían haber salvado muchas vidas. No se dotó al personal sanitarios de EPI, se entregaron mascarillas defectuosas, han ocultado el número de muertos y han abandonado a nuestros mayores», denuncia Abascal, quien considera que, durante la crisis, se ha evidenciado lo «favorable que resulta la colaboración público-privada».

Además, cree que si el Gobierno hubiera cerrado fronteras cuando lo propuso Vox, «hoy no tendríamos que lamentar la muerte de más de 40.000 compatriotas». 

Han respaldado las concentraciones de las 21 horas y convocaron una «caravana masiva» el 23 de mayo. ¿No creen que, fomentando la movilidad y la concentración de las personas, se puede poner en peligro la salud de quienes participan en dichas manifestaciones?

La movilidad y la concentración de personas suponen un riesgo cuando no se toman las medidas sanitarias de seguridad. Esas mismas medidas que, de no haber ocultado información el Gobierno a los españoles, habrían salvado miles de vidas.


«Hemos respaldado las concentraciones de las 21 horas y hecho un llamamiento para que se realicen respetando escrupulosamente las medidas sanitarias»

Hemos respaldado las concentraciones de las 21 horas y hecho un llamamiento para que se realicen respetando escrupulosamente las medidas sanitarias de seguridad.

En lo relativo a la convocatoria que realizamos el sábado 23 de mayo, organizamos una caravana en vehículos  particulares para garantizar, precisamente, la seguridad de todos los asistentes y el cumplimiento de todas las recomendaciones de las autoridades sanitarias y de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.

Miles de españoles salieron a la calle por la libertad y por su futuro, dando un ejemplo de civismo -del que muchos podían aprender- y haciendo una demostración de cómo la seguridad y la libertad pueden ir de la mano. Ejercieron su derecho constitucional y respetaron las medidas sanitarias de seguridad. Somos una sociedad madura, aunque le pese al gobierno; que quiere mantener en suspenso nuestros derechos y libertades con el apoyo de los separatistas o de Ciudadanos.

Por último, no quiero dejar de aprovechar la ocasión, para denunciar cómo algunos medios de comunicación han centrado su atención en nuestra caravana como si de un peligro se tratara, mientras guardan silencio con otro tipo de manifestaciones o convocatorias en las que no se han tomado ni la mitad de las medidas de seguridad que hemos adoptado en nuestra caravana por la libertad.

Ya son más de 51.000 profesionales sanitarios que se han contagiados por coronavirus. ¿En qué han fallado Gobierno y comunidades autónomas al respecto?, ¿de qué forma, en las CCAA en las que Vox tiene acuerdo de Gobierno, ha intentado su formación proteger a los profesionales?

El Gobierno ha fallado en todo. Ocultó información a los españoles y ha actuado negligentemente. El estado de alarma, el estado de excepción encubierto, lo han aplicado para protegerse ellos, no a los españoles ni a sus sanitarios ni a ninguno de los distintos cuerpos que han estado en primera línea.

Hemos denunciado ante el Tribunal Supremo la negligencia del Gobierno, pero no somos los únicos. También se han querellado contra él la Conferencia Estatal de Sindicatos Médicos y el Consejo General de Colegios Oficiales de España, entre otros.

Se podían haber salvado muchas vidas. No se dotó al personal sanitarios de EPIs, se entregaron mascarillas defectuosas, han ocultado el número de muertos y han abandonado a nuestros mayores, quienes han muerto solos y en silencio.


«Engañaron a los españoles al comienzo de la pandemia asegurando que las mascarillas no eran necesarias»

Vox no tiene acuerdos de Gobierno en ninguna comunidad autónoma. Tenemos pactos de investidura en la Comunidad de Madrid, Murcia y Andalucía donde nuestro compromiso con los gobiernos autonómico acabó en el mismo momento en el que fueron investidos. No somos socios de gobierno, somos y estamos en la oposición por decisión propia.

Por otro lado, se ha reafirmado lo que venimos diciendo en Vox desde hace tiempo. Es un modelo que genera desigualdad entre españoles en función de la residencia. ¿Cómo es posible que no se haya podido derivar a enfermos de Madrid a otras comunidades cuando estaban colapsadas las UCI? Y lo mismo podemos decir de otras regiones.

En Vox, en el plan Protejamos España, pedimos un Plan de Emergencia Nacional Sanitaria que incluyera pruebas masivas del Covid-19 a toda la población, distribución de equipos de protección individual (EPI ́s) a todo el personal sanitario, de FCS, FFAA y a todos los trabajadores de servicios esenciales. Y todo ello, independientemente de la región.

¿De qué forma se puede compensar su sobreesfuerzo? Teniendo en cuenta la crisis económica que se viene encima, ¿es posible pagarles un plusCovid como en otros países?

A finales de marzo, Vox presentó una batería de medidas para luchar contra la pandemia entre las que se incluía el aumento del sueldo al personal sanitario de un 20 por ciento. En la Comunidad de Madrid, Rocío Monasterio, pidió al gobierno autonómico destinar los más de 4.000 millones de euros que cuestan los chiringuitos políticos e ideológicos a, entre otras cosas, aumentar la retribución de los sanitarios.

¿Cuáles cree que han sido los aciertos y errores de Vox durante la pandemia?

Vox ha sido un partido leal con la Nación y con los españoles. Fuimos los primeros en pedir la aplicación del Estado de alarma, tal y como está contemplado en la Constitución, para paliar la crisis sanitaria y salvar la vida de miles de españoles.


«El Gobierno ha intentado deslegitimar el trabajo realizado por los sanitarios que desempeñan su labor en centros privados»

Apoyamos la primera prórroga del estado de alarma. Sin embargo, el Gobierno ha aprovechado la pandemia para colocar a Pablo Iglesias en el Centro Nacional de Inteligencia (CNI), suspender libertades públicas, disparar el gasto político, comprar a los medios de comunicación y tratar de amordazar la acción de la oposición en el Congreso de los Diputados.

Vox presentó el programa ‘Protejamos España’ con el objetivo de salvaguardar la salud, el empleo y la prosperidad de los españoles. Se lo enviamos al PSOE, PP y Ciudadanos, pero no obtuvimos respuesta alguna. Somos la principal fuerza de oposición a este gobierno socialcomunista y garantizamos que los responsables de esta tragedia van a pagar por sus negligencias e irresponsabilidades.

Sanidad pública y privada han trabajado bajo un mismo mando único. ¿Cómo valora esta colaboración?

Positiva. El Gobierno socialcomunista ha intentado deslegitimar el trabajo realizado por los sanitarios que desempeñan su labor en centros privados porque su único objetivo es dividir a los españoles. Ha sido un éxito y es una evidencia más de lo favorable que resulta la colaboración público-privada.

Recientemente se ha constituido la Comisión de Reconstrucción. ¿Cuál van a ser los principales objetivos en materia sanitaria de Vox en la Comisión?

El Grupo Parlamentario Vox cuenta, en esta Comisión de Reconstrucción, con las voces autorizadas de nuestro médico Juan Luis Steegmann y de Luis Gestoso, ambos miembros del grupo de trabajo de Sanidad y Salud Pública. Tengo que decirle que a esta Comisión –y así lo anunció desde el inicio nuestro portavoz parlamentario, Iván Espinosa de los Monteros, llegamos con un enorme escepticismo, habida cuenta de quién la iba a presidir –los mismos socios de Gobierno que han convertido a España en el país con más sanitarios contagiados, con mayor número porcentual de fallecidos…

A pesar de eso, y a pesar de los constantes e inaceptables insultos que desde el Ejecutivo se profieren contra Vox, nosotros seguimos ofreciendo nuestro Plan ‘Protejamos España’. Lo hicimos el 31 de marzo y lo hacemos  ahora, porque es un plan de trabajo vigente. En materia sanitaria, este plan contempla, entre otras cuestiones, la renovación completa del consejo asesor del Ministerio de Sanidad, para que en él se incluya a clínicos, investigadores, farmacéuticos, farmacólogos, epidemiólogos y enfermeros; la implantación de una base de datos única y obligatoria, a tiempo real, de todas las variables de interés sobre la epidemia; la creación de Plan Nacional de Epidemias y de Fronteras Microbiológicas, bajo el mando de un Centro Único de Control de Epidemias.

Además, nuestro equipo de Sanidad ha presentado proposiciones no de ley para una estrategia de abolición de la actual epidemia (estrategia PDA) , de turismo libre de Covid-19 sin necesidad de cuarentenas, y de protección de los trabajadores sanitarios.

También contemplamos la creación definitiva de las Especialidades de Enfermedades Infecciosas
y Emergencias.

 Los profesionales han lamentado que los «recortes» en Sanidad han perjudicado la respuesta en la pandemia. ¿Cree que se debe blindar la sanidad pública en la Constitución?, ¿cuánto presupuesto se debería destinar a la misma?


 «Claro que los problemas de salud pública entienden de fronteras»

El mayor recorte en Sanidad lo hizo el PSOE durante el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. Pedro Sánchez y Pablo Iglesias han introducido el debate de los recortes para ocultar su negligencia. El principal problema no ha sido de orden presupuestario, sino de previsión.

Ocultaron información a los españoles, alentaron protestas masivas e impidieron a las autoridades sanitarias hacer acopio de EPIS, PCR y demás medidas de protección. Es urgente blindar España de las políticas del consenso progre que han dejado de lado lo prioritario: la integridad de la Nación, la sanidad, la educación y la seguridad.

Visto lo acontecido en las residencias de ancianos, ¿cree que el ahorro en la gestión privada en los centros sociosanitarios ha demostrado ser peligroso?

Lo que hemos visto es que el principal responsable, el vicepresidente Pablo Iglesias, no ha dimitido por la muerte y el abandono de miles de ancianos. Por otro lado, lo que ha acontecido en las residencias de mayores va mucho más allá de un debate sobre el modelo de gestión. El horror vivido en esos centros refleja lo peor de una cultura política y social en la que los mayores -esa generación que ha construido España, una generación que debía estar, junto con los niños, en un lugar preferente de los cuidados- ha sido la peor tratada.

Si nos creemos las noticias que han aparecido en prensa; si damos por buenos los testimonios de responsables de estos centros, ha habido órdenes políticas para que a las residencias no llegaran medicinas para curar, sino ayuda para morir. La Generalidad de Cataluña emitió unas recomendaciones que condenaban a los mayores de 75 años con insuficiencia respiratoria y patologías crónicas controladas, a no recibir más que oxigenoterapia.

Esta crisis ha evidenciado que el modelo autonómico es, también en lo sanitario, un error. Un error que convierte a los españoles en desiguales, en función del lugar donde residan, y que permite que, mientras hay camas libres en las unidades de cuidados intensivos de un hospital, en otra Comunidad a un anciano en buenas condiciones previas, se le niegue un respirador.

Vox rechaza el acceso a la sanidad pública universal y gratuita para las personas en situación irregular en España. Sin embargo, si algo ha demostrado esta pandemia es que los problemas de salud pública no entienden de fronteras ni visados. ¿Han cambiado de opinión?


 «El actual sistema sanitario dispara el gasto público»  

Esta crisis refuerza nuestra idea de que no puede haber una sanidad universal para todos porque los recursos del Estado son limitados. Hay que limitar o prohibir el acceso a la sanidad a la inmigración ilegal, salvo para necesidades urgentes y extremas; y aprovechar esa documentación que tienen las comunidades para ponerlas a disposición de la Policía y los cuerpos jurídicos para repatriarlos a sus países de origen.

En el mes de enero, el consenso progre tachó de xenófoba nuestra propuesta de aumentar los controles sanitarios en las fronteras. Finalmente, las cerraron a finales de marzo. Si lo hubieran hecho, hoy no tendríamos que lamentar la muerte de más de 40.000 compatriotas.

Claro que los problemas de salud pública entienden de fronteras y visados. Si hubiera control de fronteras, el virus no se habría introducido en España o, por lo menos, no habría entrado con tanta fuerza. Las fronteras están para proteger las naciones.

Las farmacias han debido adaptar el precio de mascarillas y geles a lo dispuesto por Sanidad. El ministro Salvador Illa informó que no habría ningún tipo de compensación por las mascarillas vendidas a pérdida. ¿Cree que se ha actuado correctamente?, ¿qué propone Vox para este colectivo una vez superada la pandemia?

Además de Salvador Illa, el máximo responsable es el ministro de Consumo, Alberto Garzón. Engañaron a los españoles al comienzo de la pandemia asegurando que las mascarillas no eran necesarias y tachando de paranoicos a los que se protegían con ellas. La realidad es que no eran  capaces de lograr los niveles de abastecimiento necesarios y prefirieron engañar a los  ciudadanos y ponerlos en peligro que admitir su incapacidad.

La intervención de Consumo en el precio de las mascarillas generó un desabastecimiento inicial, poniendo en riesgo la seguridad de millones de españoles y de alguna manera también generando el empobrecimiento de los farmacéuticos. En sede parlamentaria, el diputado Ignacio Garriga le cuestionó sobre las medidas económicas para compensar las pérdidas de los profesionales farmacéuticos y no obtuvimos respuesta. El Gobierno ha dado la espalda una vez más a los trabajadores.

¿Y para frenar el éxodo de médicos y enfermeros a otros países en busca de mejores oportunidades laborales?


«La sanidad española es eficiente por sus salarios de vergüenza»

Durante demasiado tiempo hemos dicho que la sanidad española era muy eficiente, olvidando que la eficiencia es el resultado de dividir la eficacia por los salarios. La sanidad española tiene una eficacia buena con unos salarios de vergüenza. Si a eso le unimos que la selección del personal esta contaminada por la política y el nepotismo, a nadie le puede extrañar que nuestros jóvenes con talento huyan a otros países en las que se reconozca su valía. Tras el ejemplo que han dado los trabajadores sanitarios en esta epidemia, ¿qué hace falta para que sean adecuadamente retribuidos?

-Ignacio Garriga explicó a Redacción Médica que la recentralización de la sanidad iba a ser la bandera de Vox esta legislatura. Una vez superada la crisis sanitaria, ¿van a retomar esta meta?, ¿de qué forma?

La existencia de diecisiete sistemas sanitarios ha costado la vida a miles de compatriotas. Además, no garantiza la igualdad de acceso de los ciudadanos a los servicios públicos fundamentales con independencia de su región de residencia. Los depositarios de los derechos son los españoles, no los territorios.


«La devolución de las competencias en Sanidad es una prioridad» 

El actual sistema sanitario dispara el gasto público y facilita el despilfarro político en instalaciones o servicios que no tienen demanda real. La devolución de las competencias en Sanidad es una prioridad para VOX. Es necesario que existan criterios únicos y que todas las comunidades se rijan por los mismos parámetros.

La crisis ha dejado en el tintero la tramitación de la Ley de Eutanasia o la Ley del Aborto. Steegmann, portavoz en la Comisión de Sanidad, afirmó a Redacción Médica que «los médicos no pueden matar a los pacientes ni siquiera a petición propia». ¿Está de acuerdo con esos términos?, ¿qué medidas tomará Vox en este sentido?, ¿harán alguna propuesta sobre el papel de los profesionales en esta materia?

En primer lugar, he de decir que somos muy afortunados de contar con el doctor Juan Luis Steegmann, reputado y eminente hematólogo que está realizando una labor excepcional. Fue, además, el primero en advertir sobre el virus de Wuhan y en hacer propuestas para hacerle frente. Se habrían salvado muchísimas vidas si el Gobierno hubiera hecho caso de las propuestas de Steegmann.

Respecto de lo que me pregunta, Juan Luis hizo referencia al juramento hipocrático que hacen todos los médicos y que yo, sin lugar a dudas, comparto: “Jamás daré a nadie medicamento mortal, por mucho que me soliciten, ni tomaré iniciativa alguna de este tipo; tampoco administraré abortivo a mujer alguna. Por el contrario, viviré y practicaré mi arte de forma santa y pura».