El líder de Vox, Santiago Abascal, que pasó el domingo «con su familia, descansando y leyendo» espera «con muchas ganas» el debate televisivo de mañana con los otros cuatro candidatos principales para «poder trasladar a todos los españoles el mensaje de Vox, que llegará, de una vez, sin distorsiones ni manipulaciones», según informaron fuentes de su entorno.