Una niña de 14 años exige se aplique el “Pin Parental” poniendo de ejemplo la labor de Hazteoir

A pesar del intento del Gobierno de imponernos la ideología de género en las aulas, algo se está moviendo al fin. En los colegios españoles, muchos niños como yo están siendo adoctrinados sin que los padres sepan nada, pero los miembros de HazteOir.org, una asociación que lleva años denunciando la ideología de género, nos están apoyando con una enorme y costosa campaña.

Leonor, es una estudiante de 14 años, hermana de 9 hermanos contando con ella, esta estudiante, mandó esta carta a varios miembros de Hazteoir los cuales han lanzado una campaña, hoy su mensaje se ha hecho viral y LAGACETAMADRID se hace eco de sus declaraciones.


Tengo 14 años e intento luchar por una educación libre de ideología de género. Pero no es fácil cuando los que tienen el poder, como la ministra de Educación socialista, Isabel Celaá, quieren imponerla y nos dicen que nuestros padres no tienen derecho a elegir el tipo de enseñanza o el centro educativo que desean para nosotros.

Los niños como yo queremos ser escuchados. Nos inspiramos en el ejemplo de nuestros padres y abuelos de esforzarnos para cambiar las cosas. Necesitamos que los adultos se unan a nosotros y nos den esperanza para que los políticos dejen de manipularnos.

Pero para que este mensaje llegue a muchísimos más ciudadanos, necesitamos un apoyo enorme. Necesitamos folletos informativos, anuncios en diferentes soportes y una campaña publicitaria de alcance nacional para denunciar lo que está ocurriendo.

HazteOir.org está ayudando a niños como yo y a nuestros padres con una campaña de impacto cuyo objetivo es eliminar la ideología de género de las aulas por medio del PIN Parental, pero está siendo enormemente costosa y la presión para adoctrinarnos es cada día más fuerte.

Si algo hemos aprendido es que, cuando los líderes no lideran, tienes que empezar a cambiar las cosas por ti mismo. Y con pequeños gestos, se consiguen grandes cosas.

Cuando en casa nos enteramos de esta campaña para frenar el adoctrinamiento en la ideología de género en las aulas, mis padres y yo sentimos que algo importante se estaba poniendo en marcha. ¡Y ya se han sumado cerca de 45.000 ciudadanos!

Mis compañeros y yo conocemos casos de colegios donde se presentan activistas LGTBI sin pedir permiso a nuestros padres para impartir talleres de sexualidad. Nos hablan de que debemos experimentar con nuestros cuerpos y que podemos elegir ser chicos o chicas.

Por favor, necesitamos sentir que los adultos nos apoyan ayudándonos a expulsar de las aulas tanto adoctrinamiento sexual… ¡No lo queremos!

Pero esto no es lo que mis padres me enseñan en casa, y no quiero que se burlen de las creencias de mis padres ni que insinúen que sus enseñanzas son antiguas o retrógradas.

Es cuestión de tiempo que nos adoctrinen a todos. Nuestro futuro está en juego, los valores de nuestros padres y su libertad para educarnos… No tenemos elección: ¡hay que frenar el adoctrinamiento en ideología de género en las aulas!

Vamos a necesitar toda vuestra ayuda. Si sois padres, abuelos, tenéis hermanos pequeños en edad escolar o sobrinos, os hago un llamamiento para que apoyéis esta campaña.

Por eso te estoy escribiendo. Por favor, necesitamos sentir que los adultos nos apoyan ayudándonos a expulsar de las aulas tanto adoctrinamiento sexual… ¡No lo queremos!

No quiero vivir en un mundo donde los políticos nos impongan cómo sentir, cómo comportarnos, cómo vivir! Para eso están nuestros padres, nuestros abuelos, nuestra familia.

Y en serio, no quiero pasarme la vida repitiendo las consignas de políticos como Isabel Celaá, Carmen Calvo o Irene Montero. Quiero formarme para tener mi propio criterio.

Por eso he decidido escribir esta carta, y haré todo lo que esté en mi mano para asegurarme de que los padres saben lo que está ocurriendo en las aulas con sus hijos. Confío en que, si nos unimos todos, tendremos el poder para cambiar las cosas y hacer lo correcto.

Si una estudiante como yo, de 14 años, puedo dar un paso al frente para denunciar el adoctrinamiento, imagina lo que podríamos hacer todos nosotros juntos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *